Te invito a que pases por Consejería Práctica en Facebook si aún no lo has hecho!

Consejería Práctica está en Facebook (http://www.facebook.com/consejeriapractica) y no necesitas cuenta de Facebook para disfrutar de esta página. Te invito a que nos visites y recibas mensajes de aliento y reflexión para la higiene mental.

Hasta Luego

Dra. Rafaela Robles
Dra. Rafaela Robles

Esta mañana, mientras me preparo para ir a la iglesia recibo la triste noticia de que la Dra. Rafaela (Fafi) Robles pasó a descansar en paz anoche, 10 de agosto de 2014. La Dra. Robles fue una de las pioneras en el campo de la investigación del HIV, Hepatitis, Tuberculosis y las adicciones en Puerto Rico. Durante ocho años y medio tuve el privilegio de llamarle jefa mientras trabajaba en el Addiction Technology Transfer Center en La Universidad Central del Caribe. Fue en ese lugar dónde mi pasión por la salud mental tuvo un resurgir y dónde la cantaleta de Fafi, hasta cierto punto, me empujó a buscar hacer una maestría y un cambio de carrera.

Yo vi a la Dra. Robles en acción. La acompañé a viajes dónde la admiración y el respeto de sus colegas en el exterior eran evidentes. Comí con ella y hasta discutimos en algunos momentos. Tuve el privilegio de convivir en el lugar de trabajo con una gigante socióloga. Tuve la dicha de aprender muchas cosas, que hoy día son parte de mi formación profesional como Consejera.

¡Hasta luego Dra.Robles y gracias!

¡Escúchanos en la radio!

Escúchanos en vivo por internet en Salud 1520AM

Comunicación Asertiva

No sabría decir cuántas veces, cuando he traído el tema de comunicación asertiva, las personas no tienen ni idea de lo que les estoy hablando. Pudiera ser un asunto cultural o simplemente de formación. Sin embargo, este es un tema que si tocara más en las familias, las escuelas, las iglesias y los trabajos, nuestras relaciones y dinámicas de convivencia cambiarían dramáticamente. Y es que, la comunicación asertiva es un tipo de comunicación que mantiene los canales abiertos para lograr el proceso de la negociación.

¿Qué es comunicación asertiva?

Comunicación asertiva es una destreza que desarrollamos con la cual podemos ser libres para expresar nuestros pensamientos, emociones y creencias dándole peso tanto a nuestros derechos como a los de la persona que nos escucha. La comunicación asertiva comienza con una actitud y creencia de que TODO ser humano es digno y merece ser escuchado, atendido y respetado. Hay tres otros métodos más comunes que se convierten en alternativas dañinas cuando la comunicación asertiva no está presente. Me refiero a la agresión, la pasividad y la pasividad-agresiva.

Agresión

Es la comunicación o acción dirigida a causarle daño al otro. En el caso de la comunicación, se incluye tanto la comunicación verbal como la no-verbal. A veces no es lo que se dice sino el cómo se dice. Entonces es tan importante el contenido de las palabras como los gestos, el tono y los ademanes en general. En extremo, la agresión puede llegar a ser abusiva y traer incluso problemas legales. Pero, aun si no nos vamos a los extremos, la comunicación agresiva levanta las defensas de la otra persona, cierra los canales de comunicación e imposibilita el proceso de negociación. Es una situación que se describe como: “Yo gano, tú pierdes.”

Pasividad

En el otro extremo de los tipos de comunicación, encontramos la comunicación pasiva. Es realmente una actitud que proviene generalmente, de una pobre autoestima o de ideas irracionales con origen en la niñez. En la pasividad, la persona busca evitar el conflicto ya sea acomodándose al otro o huyendo. La actitud general es “Yo pierdo, tú ganas”. En este tipo de comunicación, para la persona le es muy difícil expresar lo que piensa, lo que siente y lo que cree y entiende que debe ceder sus derechos ante las exigencias del otro. Cuando la persona continúa en un patrón constante de pasividad, esta persona está a riesgo de sufrir ansiedad, depresión, culpabilidad, entre otros. En el peor de los casos, la persona puede eventualmente atentar contra su vida o contra la de otro. En ocasiones, estas personas pueden manifestar su frustración por medio del abuso a niños, personas de edad avanzada y mascotas.

Pasividad-Agresiva

La pasividad agresiva es un combo entre estos dos extremos. La persona no tiene el valor para confrontar de forma directa al otro, pero tampoco está dispuesta a mantener sus emociones guardadas, por lo que recurre a métodos menos confrontativos, pero igual de dañinos. Por ejemplo, la persona puede recurrir a la manipulación, al sarcasmo o al sabotaje, entre otros. Este tipo de comunicación es sumamente injusta para el receptor, ya que este no tiene idea de que está siendo atacado y por ende no puede defenderse.

Técnicas de la Comunicación Asertiva

Para diferentes situaciones, existen diferentes técnicas que se pueden usar para llevar a cabo la comunicación asertiva. La estructura principal que se utiliza en el proceso de la retroalimentación es la siguiente:

Cuando tú… (En este momento se establece el problema o la situación de forma clara, precisa y concisa.)

Yo siento… (Aquí se establecen los sentimientos que la situación provoca. Cómo le afecta la situación o comportamiento.)

Porque… (Es el punto dónde se establece la consecuencia de la acción o situación.)

Yo necesito… (Esta es la oportunidad de ofrecer una solución o una alternativa al problema. Asegúrese de que sea una alternativa viable, razonable y justa. De lo contrario, cerrará las posibilidades de una negociación.)

Otras técnicas incluyen:

  1. “Fogging” (Banco de Niebla): Se utiliza para diferir ante alguna crítica aceptando sólo aquello que pueda ser cierto dentro de la aseveración, mientras se mantiene la postura inicial. Ej. “Es cierto que…, pero ¿has considerado…?”
  2. Disco rayado: Es repetir el mismo discurso sin perder la calma ni la compostura. Ej. “Si quiere continuar hablando conmigo, debe bajar el volumen de su voz. Si quiere continuar hablando conmigo, debe bajar el volumen de su voz.”
  3. Interrogación positiva: Se utiliza para manejar cumplidos, aceptando con gracia el cumplido y mostrando un interés genuino en lo que la otra persona opina. Ej. “¡Qué bueno que le haya gustado la cena! ¿Qué fue lo que más le gustó?”
  4. Interrogación negativa: Se utiliza de forma similar a la “interrogación positiva”, aunque en este caso sea para manejar una crítica. Se acepta la crítica con gracia y se muestra interés en cómo se puede mejorar. Ej. “Entiendo que no le gustó la cena. ¿Qué preferiría para una próxima ocasión?”

Este artículo está relacionado al artículo “Cómo Manejar las Rabietas en los Niños.” Presione aquí para leer más sobre este tema.

¡Logra un Cambio Permanente!

Ya estamos a finales de octubre y se acercan rápidamente las navidades y el fin de año. En tres meses estarás reflexionando sobre tus logros y evaluando tu futuro. Muy posiblemente, hagas algunas resoluciones de Año Nuevo. Posiblemente, algunas de ellas son las mismas que hiciste al comienzo del 2013, pero que al día de hoy quedaron olvidadas junto con la página de enero de tu calendario. Yo pregunto: ¿por qué hacemos lo mismo todos los años? ¿Por qué es tan difícil convertir esas resoluciones en resultados?

Resoluciones vs Metas

Las resoluciones son decisiones tomadas para resolver un problema u ofrecer una directriz. Podemos tomar miles de decisiones, pero si no establecemos un plan concreto las decisiones quedan como un mero deseo. Las resoluciones de Año Nuevo, como muchas otras, las hacemos porque hemos identificado un problema y queremos lograr un cambio. La brecha entre la resolución y el cambio permanente estriba en el plan que debemos formular para lograr nuestra meta. Entonces, esto me lleva a discutir un poco qué es una meta.

Una meta es un fin; un objetivo a grandes rasgos. Es algo que queremos alcanzar y para el cual divisamos un plan para llegar hasta a nuestro blanco. Piensa un momento en las resoluciones que tomaste al comenzar el 2013. ¿Para cuántas de ellas estableciste un plan concreto, con objetivos medibles y cuantificables? Si no establecemos objetivos medibles y cuantificables, corremos el riesgo de comenzar a dar palos a ciegas. Sin embargo, establecer un plan, una meta y unos objetivos no es suficiente.

Logrando el Cambio Permanente

Lograr un cambio permanente requiere más que un plan. Requiere de voluntad; la determinación de hacer un esfuerzo consecuente y constante. Consecuente significa que alineas tus decisiones diarias con tu meta. Constante es que no varía. Entonces, al decidir lograr un cambio, tú estableces un propósito, metas y objetivos que van acorde con el cambio que quieres lograr y TODAS tus acciones van orientadas a ese cambio. Y tú dirás, ¡no sé dónde empezar! Puedes comenzar identificando la etapa de cambio en la que te encuentras.

¿Dónde Estoy? ¿Para Dónde Voy?

Para poder determinar efectivamente hacia dónde te diriges, es importante que identifiques primero dónde estás. El Modelo Transteórico de las Etapas de Cambio de Prochaska y DiClemente (Center for Substance Abuse Treatment, 1999) establece cinco etapas por las cuales a traviesa toda persona que quiere lograr un cambio. Las etapas son: pre-contemplación, contemplación, preparación, acción y mantenimiento. Estas etapas no se dan de forma lineal. Es más probable que la persona se mueva hacia adelante y hacia atrás a través de las etapas.

Pre-contemplación

Es la etapa de negación. Es ese estado mental cuando la persona no reconoce que tiene un problema. En el caso de una persona adicta a x o y, esta justifica su uso de la sustancia o actividad, la minimiza o sencillamente la niega del todo. En personas que están sobrepeso, podemos observar que evitan pesarse, prefieren no ir al médico, hacen bromas relacionadas a su peso o sencillamente lo formulan como algo hermoso y saludable, cuando en su interior no lo sienten así. Tal vez, la persona se siente estancada en su trabajo, pero continua allí y utiliza todas las excusas habidas y por haber para justificar por qué no progresa. Si nunca te has planteado que tienes un problema o te lo has planteado pero no estás pensando en que es necesario hacer un cambio, estás en la etapa de pre-contemplación.

Contemplación

La palabra misma lo dice: contemplar. La persona está pensando que tiene que hacer un cambio pero aún no ha tomado la decisión. Es el que dice, sí yo sé que tengo que rebajar, pero no está evaluando programas que le ayuden y sigue con el mismo estilo de vida de siempre. Es la persona que usa sustancias, pero no está buscando programas de tratamiento. Es la que sabe que necesita moverse de trabajo o buscar una promoción, pero aún no está evaluando sus opciones. Si estás pensando que tienes que hacer un cambio, te sientes más receptivo a escuchar, pero aún no estás haciendo una búsqueda activa, te encuentras en la etapa de contemplación.

Preparación

En la etapa de preparación, la persona comienza a tomar pequeños pasos para prepararse para lograr el cambio. Esta persona está buscando información activamente, ya se está comprando el equipo necesario, está haciendo preguntas profundas o posiblemente esté haciendo los ajustes necesarios para comenzar a tomar acción. Por lo general, esta es una etapa más corta ya que la decisión está tomada. Esta es la etapa durante la cual se establece el plan, las metas y objetivos que te mencionaba arriba. Es un tiempo de reflexión, medir y apuntar para poder dar en el blanco. ¿Ya estás tomando los pasos para comenzar a accionar tu plan?

Acción

Bueno, ya tienes todo preparado y es tiempo de comenzar. En sus marcas, listos, fuera. Esta es la etapa de acción. Ahora es que comienza la motivación a fluir. Los esfuerzos van dirigidos a cumplir la meta. Te levantaste temprano y fuiste a caminar o a correr. Llegaste al centro de tratamiento y tuviste tu primera cita. Hoy es tu primer día de universidad, te matriculaste en el adiestramiento que necesitas para la promoción o comenzaste a enviar los resumés para esos puestos que te interesan. Esta es la etapa que más energía y motivación necesita. De igual forma, es la etapa que tiende a mover más las emociones. Es un momento emocionante y otros ya lo están notando. Si ya diste el primer paso, te encuentras en la etapa de acción.

Mantenimiento

Luego de lograr tu meta, la etapa de mantenimiento es la que le da permanencia. Es una etapa de pequeñas decisiones constantes y consecuentes que te llevan más allá de la meta y convierten ese cambio en parte de tu escala de valores. Para muchas personas, esta es la etapa más difícil de lograr. En esta etapa ya no hay euforia, la retroalimentación ha mermado y los efectos no son tan notables. Es por esto que para lograr la etapa de mantenimiento, hay que ir a lo profundo de nuestro ser y capitalizar sobre nuestra identidad y nuestros valores. Si ya lograste el cambio y la motivación para continuar es interna, ¡felicidades!, has logrado llegar a la etapa de mantenimiento.

Si quieres lograr un cambio en algún área de tu vida y no sabes cómo comenzar, Consejería Práctica está disponible para asistirte en tu proceso. Puedes comunicarte al 787-528-2909 o mhernandez@consejeriapractica.com.

Referencias

Center for Substance Abuse Treatment. (1999). Treatment Improvement Protocol (TIP) Series, No. 35: Enhancing Motivation for Change in Substance Abuse Treatment. Retrieved octubre 30, 2013, from NCBI: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK64967/