La Importancia de las Competencias, el Conocimiento y el Compromiso en la Salud Mental

Pese a si son ciertas o no las alegaciones que se están haciendo recientemente hacia Luis González Colón, este caso nos hace consientes de una realidad que nos toca de cerca a todos los profesionales de la salud mental. Como decía mi profesora de internado, “Tenemos que estar conscientes de que cuando practicamos nuestra profesión lo hacemos con un pie en la corte y la licencia sobre el zafacón.” Con esto, ella nos quería recalcar la delicadeza y la responsabilidad de practicar las profesiones relacionadas a la salud. Esto me lleva al título de este artículo, La Importancia de las Competencias, el Conocimiento y el Compromiso en la Salud Mental.

Y es que, ningún profesional de la salud física o mental debe practicar su profesión sin dominar al menos las competencias mínimas de su campo. Decir que dominamos un área, cuando no es así constituye falsa representación y entramos en un dilema ético-moral y legal. Es por esto que el Consentimiento Informado debe incluir información sobre las competencias, certificaciones y áreas de especialidad del profesional. Este documento, firmado por nuestros clientes, es una de nuestras defensas más importantes en caso de demanda o acusación de falsa representación. Pero, más importante aún, es el deber de cada profesional de la salud mental de hacer el bien y no hacer el mal a sus clientes.

Es así que tener conocimiento sobre las regulaciones de la profesión es tan importante, pues no es suficiente sólo con tener las competencias. Cuando hablamos de conocimiento, nos referimos a conocer los códigos, las reglas y las leyes que regulan nuestra profesión. Los códigos, reglas y leyes definen nuestra profesión. Al conocer los parámetros de nuestra profesión, entendemos por qué existimos, la importancia de nuestro trabajo y cómo evitar hacer daño a otros. Conocemos los límites de nuestra profesión. Nos ayuda a saber el momento cuando es mejor referir. La realidad del caso es que no importa cuán árido pueda parecer obtener este conocimiento, tenerlo puede significar la vida o muerte para usted o alguna otra persona.

Y finalmente, es necesario el compromiso con la profesión, nuestros clientes y la salud mental en general. Al momento que perdemos el compromiso, ponemos a riesgo a nuestros clientes y nuestra profesión. Podemos fomentar el compromiso de muchas maneras: manteniéndonos afiliados a asociaciones profesionales relacionadas a nuestro campo; continuar leyendo literatura profesional basada en evidencia científica; defendiendo a nuestra profesión mientras denunciamos las irregularidades existentes; promoviendo el respeto entre los profesionales de la salud mental; cabildeando en el congreso para continuar regulando y formando nuestras profesiones; y fomentando el trabajo multi e interdisciplinario en nuestras clínicas de salud mental.

No sé cual sea el resultado del caso de nuestro colega, pero creo que nos ha dado mucho para pensar. ¿Sabes dónde estás parado(a)?